Cómo ordenar la nevera correctamente para la vuelta al trabajo

Si sueles llevarte la comida a la oficina ¡es el momento de desempolvar la fiambrera y organizarse! Estas ideas para poner a punto tu nevera te van a hacer la vida más fácil.

El otoño es la estación de reorganizarse, de poner la casa al día después del caos del verano. Por eso, es una época estupenda para ordenar tu nevera después del abandono estival.

Y es que mantener tu nevera organizada y limpia no es solo una cuestión de higiene, también te ayudará a planificar mejor los menús semanales, y a ahorrar tiempo y dinero en tu lista de la compra.

Te explicamos cómo hacerlo en 10 pasos:

1. MANTENER LA NEVERA LIMPIA Y SIN OLORES.

Ya que nos ponemos manos a la obra lo mejor es empezar con una limpieza en profundidad. Evitarás averías y conseguirás que los alimentos se conserven en buen estado durante más tiempo.

Primero, vacía tanto el frigorífico como el congelador y desenchúfalo. Evita disgustos colocando en el suelo toallas viejas para que recojan el agua de la descongelación. Realiza la limpieza con una esponja con detergente suave, pero nunca utilices cuchillos ni rascadores porque puedes dañarlo.

artículos para la limpieza de la nevera

Selección de artículos: TRAPO+PAÑO MICROFIBRA, ESTROPAJERO CON ESPONJA y VINAGRERA-ACEITERA CON SPRAY.

En tu limpieza diaria pasa un trapo húmedo con vinagre. Es suficiente para evitar los malos olores dentro del frigorífico.

Te puede interesar  Que representa el árbol de la vida

2. LA TEMPERATURA PERFECTA PARA CONSERVAR SIN ESTROPEAR.

Los fabricantes suelen coincidir en que la temperatura ideal de la nevera debe estar en torno a los 4 o 5 ºC. Pero ten en cuenta que no todas las partes de tu nevera van a estar a la misma temperatura. Por regla general la zona más cercana al congelador suele mantenerse más fría. El congelador, por su parte, debe estar a -18 ºC para que la conservación de los alimentos sea efectiva.

3. ORDENAR PARA NO TIRAR.

Acostúmbrate a colocar los productos con una fecha de caducidad más próxima al frente, si no quieres desperdiciar comida. Cuando traigas los alimentos nuevos de la compra colócalos en el fondo de la balda. Es más lento, pero evitarás yogures centenarios viviendo en tu frigorífico.

4. GUARDA EN RACIONES:

Otra forma de evitar tirar comida es conservar los alimentos en porciones. Cuando guardes carne, pescado o sobras piensa en raciones individuales. Así a la hora de planificar tu menú semanal para el trabajo tendrás la mitad del trabajo hecho.

Hay productos envasados, como bandejas de charcutería o quesos, que no se pueden cerrar una vez abiertos. Guárdalos en recipientes con tapa, como táperes de cristal, para evitar que se sequen o adquieran malos olores.

tuppers para la nevera

Selección de artículos: TUPPER DE CRISTAL CON TAPA. Varios tamaños..

5. TOMA NOTA DE LOS CONGELADOS.

Es habitual que después de unos meses encontremos envases sorpresa acumulados en el fondo del congelador, que directamente van a la basura. Para evitarlo apunta la fecha en la que guardas cada alimento en el frigorífico. Puedes llevar la cuenta en un calendario o aplicación móvil, aunque si eres más analógico siempre puedes anotarlo en una libreta colocada en la puerta de la nevera.

Te puede interesar  10 Decoraciones de navidad en puertas

imanes bigotes para la nevera

Selección de artículos: IMANES BIGOTES..

6. CARNES Y PESCADOS EN LA BALDA INFERIOR.

Es la parte más fría, perfecta para los alimentos que necesitan temperaturas inferiores. Coloca en esta balda las carnes, pescados y fiambres. Mejor en envases separados y cerrados herméticamente.

7. SOBRAS, CONSERVAS Y LÁCTEOS EN LA PARTE SUPERIOR.

En las baldas superiores la temperatura suele ser más alta, por eso es mejor para sobras de comida, conservas que necesiten frío y lácteos. Como normal general coloca más arriba los productos que vayas a consumir antes.

8. FRUTAS Y VERDURAS EN LOS CAJONES.

A este tipo de alimentos no les convienen temperaturas muy bajas, pues hay verduras que pueden “quemarse” con el frío. Por este motivo casi todos los frigoríficos tienen cajones específicos habilitados para mantener la fruta y la verdura a la temperatura ideal. Nunca guardes estos alimentos frescos dentro de bolsas de plástico o cartones, se estropearán antes, ya que necesitan transpirar para mantener más tiempo sus propiedades.