10 claves para una despensa perfectamente organizada

Publicado en: may 8, 2020

Categorias: ORDEN EN CASA , AHORRAR

Etiquetas: despensa , organización , armarios , cocina , ahorrar

Tener una despensa ordenada no sólo es una cuestión de estilo, también te ayudará a ahorrar tiempo y dinero. Te proponemos varias ideas para que puedas sacarle todo el partido.

estante ordenado

La despensa suele ser uno de los rincones más olvidados de la casa. Únicamente le prestamos atención cuando tenemos hambre. Sin embargo, mantenerla impecable y ordenada te permitirá llevar un control más exhaustivo de tus alimentos. Si sabes exactamente qué tienes y desde cuándo, evitarás tener que tirar comida por falta de organización.

Sigue estos 10 mandamientos y ¡pronto notarás los resultados en tu bolsillo!:

1.UTILIZA CESTAS PARA ORDENAR LOS ALIMENTOS POR CATEGORÍAS

Las verduras con las verduras, las legumbres con las legumbres… Utiliza los cestos para productos frescos que encajan con dificultad en las estanterías, por ejemplo, coloca en un cesto las patatas a granel, en otro los calabacines y berenjenas, en otro los las cebollas… Con el tiempo te acostumbrarás a mantener siempre el mismo orden, y no podrás hacerlo de otra manera. Además, si utilizas cestos del mismo tamaño podrás aprovechar mejor el espacio de cada estante y darás un aspecto mucho más ordenado a tu alacena. Juega con los colores para diferenciar los productos con un solo golpe de vista.

Cestos de ordenación

2.¡FUERA PLÁSTICOS! USA TARROS DE CRISTAL PARA TUS PRODUCTOS A GRANEL:

Los botes de cierre hermético conservan tus alimentos y conservas durante más tiempo. Al ser de vidrio puedes ver de un solo golpe de vista el contenido, pero también puedes hacer etiquetas personalizas o utilizar un tarro en el que puedas escribir con tiza. Además, si cerca de tu casa hay tiendas de productos a granel puedes pedir que te sirvan las legumbres o los cereales directamente en los frascos. Así evitarás por completo el consumo de plástico y contribuirás a cuidar el planeta.

Tarros de cristal

3. MANTÉN LOS PRODUCTOS ORDENADOS POR FECHA DE CADUCIDAD:

Aprovecharás mucho más la compra semanal y no tendrás que tirar alimentos por un descuido. Las cajas de madera con compartimentos son perfectas para colocar pequeños productos como tés e infusiones, especias, sobres de levadura u otros productos de repostería.

Accesorios aperitivo hawaiano

4. HAZ CASO A LOS MAYORES:

La lata de pastas que tu madre o tu abuela utilizaban como costurero alguna vez guardó galletas, créeme. Y es que, antes de que el plástico estuviera por todas partes, los recipientes metálicos hacían su función para conservar alimentos sólidos. Estos botes metálicos de estilo vintage son ideales para el azúcar, el café o las galletas, ¡y te devolverán a la infancia!

Latas vintage

5. UTILIZA COLGADORES PARA APROVECHAR TODOS LOS RINCONES:

Puedes colocar una bolsa para el pan detrás de la puerta, o colgar las bolsas para la compra o los delantales en una esquina desaprovechada. Atrévete a utilizar colgadores para las tazas y los accesorios de cocina, ganarás espacio en los estantes manteniéndolo todo a mano.

Colgadores y ganchos

6. DISTRIBUYE LOS PRODUCTOS PENSANDO EN SU USO DIARIO:

Si colocas a mano los alimentos de uso diario, evitarás perder el tiempo. Por ejemplo, puedes dedicar una zona especial donde almacenar los alimentos del desayuno, además del exprimidor, el tostador, la cafetera y también el menaje de cocina, con un cubertero y un soporte para las tazas de desayuno o un práctico contenedor para las cápsulas de café.

Accesorios desayuno

7. TEN LA LISTA DE LA COMPRA SIEMPRE A MANO:

Lleva el recuento de los productos que se terminan, así siempre sabrás lo que realmente te hace falta y comprarás de forma más inteligente. Puedes pintar un rincón con pintura de tiza, o colocar una pizarra en la pared. También puedes colgar un bloc de notas o una carpeta con pinza y conseguir un toque más chic. Sé original y aprovecha para dejar algún mensaje inspirador que te alegre el día a ti o a los tuyos.

Accesorios lista de la compra

8. RESERVA LA PARTE INFERIOR DE TU DESPENSA COMO BODEGA:

Guarda tus vinos, licores, bebidas o salsas caseras en botellas de cristal del mismo tamaño para aprovechar bien los espacios. Puedes colocar un botellero en la parte baja. Como las bebidas suelen ser son los productos más pesados correrán menos peligro. Además, cuanto más abajo, más frescas se conservarán.

Botellas y botelleros

9. PRESTA ATENCIÓN A LA TEMPERATURA, LA LUZ Y LA HUMEDAD:

Para que tus alimentos se conserven en el mejor estado durante el mayor tiempo posible deben mantenerse en unas condiciones ambientales óptimas. Por eso debes cerciorarte siempre de que todos los envases estén correctamente sellados y sin roturas. Además, los aceites, bebidas y conservas pueden estropearse más rápidamente si les da la luz durante todo el día. Por último mantén la temperatura siempre por debajo de 28ºC. Lo ideal es que coloques un termómetro en el interior, así puedes asegurarte en todo momento de que no haya cambios bruscos de temperatura.

Termómetros de cocina

10. LA DESPENSA ES PARTE DE TU HOGAR, ¡DALE PERSONALIDAD!:

Si dedicas tiempo a la decoración de tu salón o tu cocina, ¿por qué no hacerlo también con tu despensa? Al fin y al cabo es un espacio que utilizas varias veces al día, lo mejor es que te sientas a gusto cuando lo hagas. Puedes darle estilo con paredes de color o papel pintado. Incluso puedes colocar algún elemento decorativo en las paredes, como estos cuadros con forma de tarro.

Decoración despensa

¡Nunca más una lata olvidada al fondo del armario, ni unas galletas rancias de las que nadie se acordaba! No necesitas una gran despensa para seguir estos consejos. Puedes aprovechar un pequeño armario, una vitrina o alacena. El truco está en mantener el orden de forma diaria, aprovechar todos los rincones y mantener siempre a mano lo que más necesitas.

Además, ¡te encantarán las vistas cada vez que abras la puerta de la despensa y veas todo alineado y en su sitio! Ponte a la obra y reorganiza tu alacena, te ayudará a reorganizar tu día a día para dedicarlo a lo que más te importa.